| 

¿Libertad de Expresión o Periodismo?

Libertad de Expresin o Periodismo?

ACERCA DEL AUTOR Luis Eduardo Velázquez

Licenciado en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García con estudios en Derecho por la Facultad de Derecho de la UNAM, especialista en temas de Libertad de Expresión, Derecho a la Información de la Sociedad, y asuntos de política y electorales.


En México y el mundo, se ha generado un debate público sobre la libertad de expresión y el periodismo, que viven bajo amenaza de los poderes fácticos y, en muchos casos, del poder político.

En México, el debate ha tenido mayor efervescencia por el asesinato de más de 120 periodistas en la última década, y también por la reforma a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de derechos humanos, que se logró establecer en su artículo 1 en 2014.

A partir de que los derechos humanos lograron un papel preponderante en el sistema jurídico mexicano, ha crecido una fuerte presión por organismos de derechos humanos, incluida la Organización de Naciones Unidas, para definir que periodismo es libertad de expresión.

Ello ha generado mucho debate y controversia, sobre todo, a la hora de aplicar la ley en asuntos tan delicados como darles protección a las personas para el libre ejercicio del periodismo.

Vayamos al origen del problema y busquemos una solución.

El artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos reconoce la libertad de expresión como un derecho humano en virtud del cual todas las personas tienen la libertad de:

“Buscar, recibir y difundir información e ideas de todo tipo, independientemente de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o impreso, en forma de arte, o por cualquier otro medio de su elección”.

Para los defensores de derechos humanos ese postulado es periodismo.

Sin embargo, el periodismo es un oficio milenario que tiene a Roma como precedente, donde en el siglo I antes de Cristo, Julio César creó, en el Foro Romano, la Acta diurna.El periodismo es una especie del género de la comunicación y la comunicación es inherente al ser humano.

Empero con el tiempo, esa especie se ha profesionalizado, y la confusión proviene de que su reconocimiento profesional es relativamente joven.

Por ejemplo, la Real Academia Española define así al periodismo:

“Captación y tratamiento escrito, oral, visual o gráfico de la información, en cualquiera de sus formas y variedades”.

Como se observa, hay mucha similitud con la definición de libertad de expresión establecida en el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Ello ha generado la confusión, porque también existe un marco jurídico ambiguo donde al periodismo se le considera un oficio, pero también la misma ley lo reconoce como profesión.

Por esa razón, es necesario iniciar el debate para lograr dignificar al periodismo y entender que en un estado nación con Estado de Derecho que se asume como una democracia moderna, el periodismo es uno de sus pilares.

El periodismo encuentra entonces su fundamento legal en la libertad de expresión y el derecho a la información de la sociedad.

Es decir, el periodismo es una profesión, y quienes la ejercen son profesionales de la información, de tal forma que no se atenta contra la libertad de cualquier persona que desee ejercer su libertad de expresión.

Decía Octavio Paz que “la libertad es preciosa como el agua y, como ella, si no la guardamos, se derrama, se nos escapa, se disipa”.

Reflexionemos, debatamos y pongamos al periodismo en el lugar que merece en una democracia moderna. Sin confusiones, sigamos en defensa de las libertades.